El comienzo de una nueva etapa

Estoy cursando la última semana de clases en la escuela secundaria y ayer me tocó ir a inscribirme en la facultad. ¿Tengo miedo? Si. ¿Estoy emocionada? Si. ¿Quiero dejar la secundaria y ver que es lo que va a pasar en un futuro cercano? Si pero no.

Resulta que a principios del 2016, no veía la hora de terminar el colegio secundario y dejar atrás a todos mis compañeros. Esta mañana mientras todos hacían los tests en Pottermore y hablaban de Harry Potter, me dí cuenta que hay varias personas que voy a extrañar ver todos los días. Más allá de los amigos que gané, tengo compañeros con los que no tengo una gran relación de amistad pero si los aprecio bastante (ponele). Saber que voy a dejar de verlos tan seguido y tantas horas, que no voy a escuchar sus boludeces desde el otro lado del salón o que te digan “Buen día” (a veces) va a ser algo que voy a echar de menos y mucho.

El tema es que nunca los aprecie tanto, siempre di por sentado que quedaba un año más, que nos quedaba tiempo juntos. Cuando empezamos el ciclo escolar 2016 se me pasaban los días super lento y resulta que hoy  ya casi estamos en Diciembre. Sucede que estoy a cinco días de terminar la secundaria y me está pegando el bajón. No se nota, no dejo que se note, no quiero que se note pero ahí está, escondido, en un rincón. Pasé doce años de mi vida con (casi) las mismas treinta y un personas con las que comparto cada mañana. ¿Va a ser difícil despegarme de ellos y saber que cuando empiece el ciclo escolar 2017 no vamos a estar juntos? Obvio que sí pero son etapas. Y las etapas siempre tienen un principio y un fin. Tal vez nos veamos de vez en vez, hablemos de lo bien que la pasabamos en las horas de Miño sin hacer nada, de como Nancy nos dejaba cada vez que tenía oportunidad o de lo poco que soportabamos a Bisceglia, así de como nos asustabamos cada vez que Abriola abría la libreta para tomar lección oral. Ellos seguirán con las anécdotas de Bariloche y yo seguiré siendo una oyente más (no fui a brc, por si esa oración no se entendió). Y si tendremos cada historia de todas esas veces que salimos, de las previas que compartimos y todo eso, absolutamente todo eso, va a pasar a ser un recuerdo. Suena muy pesimista, lo sé. No es la idea, claramente pero es la verdad y no voy a andar con vueltas, estas cosas se dicen así, directas. Hubo momentos donde quise matar al 90% de mi curso y hoy quiero ir abrazando a cada uno de mis compañeros intentando contener las lágrimas (soy muy maricona y por cualquier cosita lloro). Lo bueno es que durante ésta época descubrí que no todos los que conoces son lo que parecen, que siempre hay algo nuevo en cada uno por descubrir, que si estás pasando por un mal momento siempre alguien (o varios) van a intentar ayudarte en lo que puedan y van a hacer lo imposible por verte sonreír. Esos son los que más cerca de mi corazón voy a llevar (muy goma, lo sé pero es la verdad). Y a pesar de varios altibajos que hubo con ciertos compañeros, logramos remontar y mantener una relación de paz y armonía. La verdad es que durante el último tiempo mi curso se unió bastante; hubo un tiempo donde lo único que queríamos era agarrarnos de los pelos e ir a piña directa. Por suerte crecimos, maduramos (algunos) y logramos poner varias (no todas) nuestras diferencias de lado. Y esto último es lo más rescato porque podemos compartir un fin de curso con bastante aprecio y buena onda entre nosotros. Y terminar así me pone contenta, muy. Me llevo los recuerdos más lindos y unas personas increíbles.

En el tema que más nos compete hoy, me anoté en la facultad. Tengo la bendición de seguir la carrera con mi mejor amigo (estoy segura que no me soporta más), por lo tanto tengo compañía en esta nueva etapa y no tengo que arrancar de golpe sola. No soy muy buena en cuanto nuevos lugares, nuevas personas, eso de sociabilizar no es mi fuerte y me considero bastante tímida (por lo menos hasta que gano confianza, después cagaste). Para empezar, decidí estudiar en La Plata. Que ciudad hermosa, fui cuatro veces y estoy segura que ya la amo. Lo que no amo es la manera en que las diagonales hacen que me desoriente, no se para que lado siguen, hacia donde tengo que ir. Mi sentido de la orientación es muy malo de por sí en mi ciudad natal, se pueden dar una idea del horror que es una ciudad totalmente nueva para mí. Gracias a Dios, cuento con la increíble de mi mejor amiga que estudia allá hace un año más o menos y es la que me ayuda hasta con el más mínimo detalle, cosa de que llegue viva (y sin perderme) hasta la facultad. El pasado 21 de Noviembre, mientras estaba esperando a que me llamen para que me tomen los datos en un salón de la FAHCE, me sentí chiquita. Miré a mi alrededor y me sentí más chiquita. Había gente que parecía mucho más grande que yo y estoy segura que tenían mi edad, un año más que yo, dos como mucho. Y ni hablarles de mi mejor amigo que todavía no cumplió los 18. Nos sentíamos niños pero resulta que estamos entrando en la vida adulta. En una etapa donde nadie nos explicó como hacer para que las cosas no vayan tan mal o siquiera de que manera hay que empezar. Supongo que todo lo iremos aprendiendo pero, ¿mientras tanto? Me desvié un poco del tema. La cosa es que después de que me llamaran, con menos gente en el salón y ya inscripta, no me sentí tan chiquita. Es más, estaba contenta. Sentía que había logrado algo que quería hace un montón y además, iba a seguir la carrera que siempre quise hacer. No se que más podría pedir. Saber manejar tal vez pero no viene al caso, no. Para ir cerrando (o al menos intentar cerrar), quiero decirles que me siento feliz y triste al mismo tiempo. Sé que suena raro y a algo que no podría ser pero tengo tantos sentimientos encontrados que no se de que lado pararme. Simplemente quiero disfrutar de lo que queda tanto como pueda y no desesperar tanto por lo que se viene, por eso desconocido. Al fin y al cabo, es otra etapa distinta. Y algún día también se va a terminar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s